¿Qué Es El Fibroadenoma?

Para empezar, el Fibroadenoma es un tumor benigno que puede estar compuesto por el mismo tejido glandular del seno y tejido del estómago, que no necesariamente nace desde esta ubicación, sino que el organismo forma tejidos estomacales en pequeñas proporciones que se unen al tejido de las glándulas mamarias y forman fibroadenomas en diferentes cantidades, proporciones y tamaños. Esta condición se presenta con mayor eventualidad en mujeres, y más aún si se encuentran entre los veinte y cuarenta años, sin embargo se han presentado casos fuera de este rango de edad, haciendo que no sea exclusivo de este grupo.

Fibroadenoma
La incidencia de los fibroadenomas tiende a aumentar cuando existe el uso de pastillas anticonceptivas en mujeres menores de 20 años, aunque estos pequeños tumores son benignos, hay algunos que aparecen con un tamaño muy pequeño y solo pueden detectarse mediante muestras de tejido y bajo un microscopio de la potencia adecuada pero también hay otros que son más grandes, variando el tamaño desde una canica, hasta algunos más grandes con centímetros de diámetro,  por ello es necesaria la visita al médico con regularidad para realizar un diagnóstico adecuado, el cual consiste en una biopsia, es decir, en una muestra que toma el especialista del tejido mamario que se encuentra debajo de la piel a través de una aguja parecida a las inyecciones pero de un grosor mayor o podría usar una aguja más fina para tomar una muestra más pequeña en el caso de los fibroadenomas que ya se encuentren localizados y sean de fácil acceso. Además la autoevaluación es importante, es decir, palpar el propio seno para tratar de encontrar estos fibroadenomas, acompañados de palpaciones regulares con un médico especialista. Esto se debe a que los fibroadenomas pueden sentirse con el simple hecho de tocar el seno, ellos son redondos y con distintos tamaños y cantidades. Una mujer podría tener solo un fibroadenoma de tamaño grande o pequeño que se siente porque las paredes de este tumor es diferente del tejido glandular mamario y por ello se endurece par formar una masa, sin embargo también se pueden encontrar un número mayor de fibroadenomas en el mismo seno. Así que se debe realizar una palpación con regularidad, tanto en la privacidad del hogar, como con un médico preparado. Estos fibroadenomas no causan dolor, por lo cual se los puede palpar sin inconvenientes, además tienen la característica de no encontrarse incrustados a tejido alguno por lo que también son móviles dentro del seno. Hay fibroadenomas que no solo se encuentran formados por los tejidos mencionados, sino que pueden formarse como calcificaciones, adenosis esclerosante, macro quistes, entre otros contenidos y a estos se los llama fibroadenomas complejos.

Para tratar los fibroadenomas existen varios métodos, pero el más común es la extirpación mediante una cirugía menor, aunque no siempre es necesaria puesto que los tumores son benignos y en general no tienden a crecer si se trata de fibroadenomas simples, incluso pueden disminuir de tamaño y desaparecer por absorción del propio tejido, simplificando o anulando de esta manera el tratamiento y logrando una menor tensión en la afectada acerca de la cirugía. Puede darse el caso de una persona con uno o varios fibroadenomas de un tamaño mediano que se mantiene con el mismo tamaño en algún tiempo, pero el médico podría excluir la cirugía para mantener en observación el caso pues puede ser que el tumor vaya desapareciendo de manera más paulatina de lo normal y evitando así realizar una operación innecesaria y complicada, si se tratan de muchos fibroadenomas dentro de un mismo seno. Pero si el fibroadenoma continua creciendo, entonces lo más probable es que la persona aquejada deba entrar en cirugía para la extirpación del tumor. Pues a pesar de que el fibroadenoma es un tumor benigno, si una mujer ha adquirido un fibroadenoma, sus posibilidades de contraer cáncer de mama aumenta al doble, poniendo en riesgo su salud si no visita al médico con mayor frecuencia. En el caso de muchos fibroadenomas simples, el médico seguramente dejará de lado la cirugía porque además de ser una operación compleja por la cantidad de tumores, la cicatriz que puede quedar, sería una dificultad al momento de los diagnósticos futuros.

Existen también fibroadenomas que crecen mucho y llegan hasta a cambiar la forma del seno. Estos deben ser extirpados mediante una cirugía inmediatamente. Y hay casos en los que luego de una cirugía aparecen nuevos fibroadenomas, que no quiere decir que haya crecido nuevamente el mismo, sino que se han formado otros tumores lo cual deja como cuenta que las mujeres no deben dejar de visitar al médico y de hacerse autoexámenes en búsqueda de nuevas irregularidades.

Crédito de la imagen Fibroadenoma